Pagina Principal

domingo, 24 de febrero de 2019

¿Tiene castigo penal el encuentro casual cuando hay una orden de alejamiento en vigor?




La orden de alejamiento puede ser una medida cautelar, que se acuerda mientras se resuelve el proceso penal, o definitiva, acordada una vez que el proceso finaliza, por la que se impide a una persona acercarse a otra (víctima, familiar o persona que se determina en la resolución judicial) a una determinada distancia, añadiendo normalmente la prohibición de acercarse a su domicilio, lugar de trabajo, etc.

El incumplimiento de una orden de alejamiento es constitutivo de un delito de quebrantamiento de condena, previsto en el artículo 468 del Código Penal, y castigado con una pena de prisión de 6 meses a 1 año si estuvieran privados de libertad, y con  multa de 12 a 24 meses en los demás casos, imponiéndose en todo caso la pena de prisión de 6 meses a 1 año cuando el ofendido sea alguna de las personas a las que se refiere el artículo 173.2 del Código Penal (cónyuge, ascendientes, descendientes, hermanos, etc)

La jurisprudencia ha reiterado en muchas ocasiones los requisitos que han de concurrir para que pueda apreciarse un delito de quebrantamiento de condena, concretamente a) ha de existir una resolución judicial en la que se establezca la medida de alejamiento; b) debe existir por parte del sujeto un conocimiento de la misma; c) y finalmente debe existir un incumplimineto consciente y deliberado.

¿Qué ocurre si hay un encuentro casual?

El supuesto que planteo no tiene que ver con las proximidades del domicilio o centro de trabajo de la víctima, ya que en ese sentido la orden de alejamiento es clara, sino que me refiero a encuentros que tienen lugar en un concierto, un evento deportivo, un restaurante, un hospital, etc. Cuando tiene lugar esta casualidad, la conducta del sujeto carece de la intencionalidad de acercarse a la víctima que exige el tipo, y por lo tanto nos encontramos ante un incumplimiento involuntario que en principio no debería llevar aparejado un castigo penal, siempre y cuando la persona que tiene impuesta la orden de alejamiento abandone inmediatamente el lugar una vez que es conocedor de la presencia de la otra persona.

En este sentido, la Audiencia Provincial de Girona se ha pronunciado en varias ocasiones afirmando que “el encuentro involuntario o casual de dos personas, una de las cuales está obligada a alejarse de la otra, es un suceso perfectamente posible y que en la realidad ocurre en numerosas ocasiones, dado que la coincidencia fortuita en lugares o espacios comunes no puede extrañar al no permanecer dichas personas conectadas por sistemas electrónicos que le permitan saber a una de ellas donde se encuentra la otra. A partir de esta posibilidad fáctica la Sala ha venido distinguiendo diversos supuestos sobre cuál debe ser la actitud del obligado al alejamiento en esas situaciones azarosas concluyendo que, si es el obligado el que accede al lugar en el que se encuentra el perjudicado, el primero debería marchar de allí tan pronto como se aperciba de la presencia de este último, con el fin de evitar la comisión del delito de quebrantamiento; mientras que si es la persona perjudicada quien accede en segundo lugar a ese espacio ya ocupado previamente por el obligado al alejamiento resulta mucho más difícil hacer esa afirmación, dado que también es un deber moral del beneficiado por la orden de alejamiento el procurar por su propia salvaguarda no propiciando situaciones ficticias o artificiales creadas con la única intención de causar un daño a otro.”

Como en casi todos los supuestos, la presencia de testigos de la situación o del encuentro casual que objetivamente puedan declarar sobre los tiempos y las reacciones de las partes resulta absolutamente fundamental, ya que si el encuentro y la aproximación se alarga en el tiempo, la situación cambia radicalmente, y lo que era un encuentro involuntario puede convertirse en una conducta constitutiva de delito.

Así, la Audiencia Provincial de Girona también reconoce que “lo que de ninguna forma puede hacer el obligado al alejamiento, en cualquiera de las dos situaciones anteriormente relatadas, es aprovecharlas deliberadamente para quebrantar la condena o la medida de seguridad, comunicándose verbal o gestualmente con la otra persona o iniciando en ese mismo momento acciones físicas de acercamiento”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.